Con motivo de la presentación del disco “Everynight” el líder de la formación Wax & Boogie, David Giorcelli nos acerca algunas de las novedades de este último álbum que tendremos la oportunidad de disfrutar el próximo 18 de setiembre en la sala. Giorcelli es pianista y también el alma máter de esta formación especializada en el boogie woogie de los 30, el swing de los 40, y el Rythm and Blues de los 50. Con él, repasamos algunos de los momentos más importantes de su carrera:

Como se inició esta aventura musical con Wax & Boogie?

Esta formación es la unión de la cantante Ster Wax con Reginald Vilardell y yo mismo. Sus inicios están en el desaparecido Bel-luna donde tocábamos en formato trío junto a Reginald y Lluís Salvador, al contrabajo. Este último abandonó la formación y apostamos por cambiar el contrabajo por una voz femenina como la de Ster Wax. Fue todo un acierto incorporarla ya que ella era cantante y yo no. Ster había sido la voz principal de los Mambo Jambo en los espectáculos del Taboo durante el 2012. Fue un éxito y desde entonces nos empezaron a llover ofertas. Nuestro primer álbum lo gravamos en Milano (“Lost in a dream”, 2012). La crítica y la acogida por el público fue muy buena.
A finales del 2013 grabamos un nuevo álbum y contamos con el maestro Dani Pérez al saxo y un amigo contrabajista francés, Nicolás Dubouchet. Dani está muy solicitado y Nicolás es complicado que se desplace de Francia cada vez que hay concierto, así que incorporamos a Oriol Fontanals al contrabajo, de la escuela de blues de Barcelona y al saxofonista Pere Miró de los Big Jamboree. Estamos contentos porque estamos trabajando mucho.

Qué nos puedes explicar de este nuevo disco?

Se trata de 7 composiciones propias dos de ellas ya estaban en el anterior disco pero nos gustaban mucho y queríamos grabarlo con contrabajo y saxo. Hay mucho boogie-woogie piano, rhythm and blues y rock ‘n’ roll. Es un disco muy animado.

Ves muchas diferencias con el disco anterior?

Es difícil quedarse con uno de ellos. El primero tiene la magia del directo y es un trío y el segundo tiene más color con más instrumentos que lo visten muchísimo. Con la aportación de Dani Pérez parece que haya toda una sección de vientos detrás.

Porque el nombre de “Everynight”

El año pasado nos dejó muy buenos momentos pero también mucho trabajo. Los conciertos se sucedían a diario cada noche y estábamos desbordados. El nombre es un pequeño homenaje a esos momentos.

Dejando de lado el disco, como te acercases al mundo musical y al boogie woogie?

Mi formación es totalmente autodidacta y resulta una paradoja ya que ahora soy profesor en la escuela de blues de Barcelona. Es un estilo que implica mucho autoaprendizaje. Me introduje escuchando música a través discos recopilatorios de artistas como Adriano Celentano, Elvis Presley, Chuck Berry o Jerry Lee Lewis. Trataba de imitar las líneas de bajo en un órgano pequeño y más tarde en un piano acústico. El gran salto llegó el 1993 con un concierto del pianista norteamericano Al Copley en la sala La Boite que despertó mi interés por este estilo musical.

En que situación está la escuela del boogie woogie en Catalunya?

No hay una escuela propiamente. En mi época estaba el taller de músics. Recuerdo asistir a un par de clases con la intención de aprender boogie woogie. Mi primer día de clase llevé un disco de Memphis Slim (pianista negro de boogie woogie) y mi profesor me insistió que el camino estaba en el jazz. Duré dos días y continué mi carrera de forma autodidacta. Comprar discos antiguos imitando a tus ídolos era la única forma de profundizar en este estilo así como ver los músicos que venían de fuera y quedarte con algún detalle que despertaba tu interés.

Y de los artistas en Catalunya?

Aquí en Catalunya, el boogie piano es un estilo muy minoritario, somos pocos los que apostamos por este primitivo aunque muy ardiente estilo de jazz, pero esta creciendo. En Europa hay grandes festivales de este género que por supuesto pertenecen a la família del Blues. Nosotros hemos absorbido el estilo clásico y lo hemos adaptado. Hay países como Alemania donde puedes encontrar a muy buenos músicos que interpretan nota por nota lo que tocaban los grandes maestros del boogie woogie… Es un estilo que gusta. Tiene algo entre el público que le engancha y le acompaña a bailar. Hace poco estuvimos en la “Caveau de la Huchette” en París y es sorprendente ver como la agente se anima a bailar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.