Campari

Los orígenes de Campari se remontan al Milán de la década de 1860.
Gaspare Campari se trasladó desde Turín, donde trabajaba como maestro licorista en un conocido restaurante de la época, y comenzó a regentar un humilde café frente al Duomo.
Tras perder el café, le otorgaron un local nuevo: nace el refinado Café Pasticceria Campari en 1867. Allí, Gaspare ofrecía a la clientela un aperitivo de su invención.
Una hermosa cantante de ópera, Lina Cavalieri, sirvió de imagen para la promoción de la marca, que pronto se internacionalizó hacia Francia, Rusia y Estados Unidos.

Hoy en día, el Campari se utiliza como ingrediente para gran número de cocktails en todo el mundo.